Cerrar

Comprar un caballo de enganche

  • Por
  • Publicado el 20 septiembre 2018
  • 110
  • 1
Compartir

La compra de un caballo de enganche puede resultar delicada en la medida en la que este deberá de estar montado, enganchado, trabajado a los tres aires y además mostrarse muy dócil. Ya sea para nuestro placer personal, proponer paseos en coche de caballos, dar servicio en las bodas (efecto carruaje romántico garantizado!), hacer trabajos agrícolas o de transporte, el caballo de enganche debe adaptarse fácilmente y ser naturalmente tranquilo y flexible.

Calma, equilibrio y obediencia

Aunque a menudo veamos caballos de tiro enganchados como los imponentes percherones o medias sangres, no existe ninguna raza específica para esta modalidad. Cualquiera que sea el caballo que escojamos (los trotones pueden ser excelentes caballos de enganche), este debe de obedecer a la voz, tener fuerza, trabajar con las espaldas y no sufrir por un enganche o arreos mal posicionados o no bien adaptados. Es primordial que su propietario tenga un conocimiento real de esta disciplina y del método en el momento de preparar el enganche.

No solo se trata de tener confianza y estar en harmonía con su caballo (o sus caballos si se trata de un tronco) sino de asegurar también su bienestar. Una buena cadencia y tranquilidad  equilibran al caballo y permiten al cochero manejar la situación. Si el caballo está bien domado desde el principio, no habrá problema.

El caballo de enganche no lleva, tira…

Los esfuerzos físicos que se le piden a un caballo de enganche son diferentes de los que se le exigen a un caballo montado. El caballo de enganche debe de ser fuerte, resistente y paciente. Para los trabajos de fuerza o de cargas pesadas, se necesita un animal pesado y bastante grande. Tendrá que trabajar más tiempo aunque vaya más despacio y recorrer a menudo distancias importantes con paciencia y resistencia. Aunque no lo parezca es un atleta, ya que trabaja en sesiones muy prolongadas, lo que no tiene el mismo impacto que la equitación sobre el esqueleto del caballo y sus articulaciones.

Tres tipos de enganche

Está claro que la elección de un caballo de enganche depende primero que nada de las tareas a las que está destinado. Existen tres principales tipos de enganche: el enganche para el caballo de tiro, el enganche ligero y el enganche de competición. Escogeremos pues nuestro caballo en función del tipo de enganche que deseamos practicar y del coche que utilizaremos.

Aunque no seamos fans de la elegancia del caballo de tiro, prestemos atención a su reunión,  su ritmo, la regularidad de sus movimientos y la rectitud de sus aplomos. Debemos saber que  los aires modestos, a veces no tan llamativos visualmente, desgastan menos la constitución del caballo a corto y  largo plazo.

RODI nos aconseja

  • Si engancháis varios caballos, que sean de la misma raza. Una desigualdad de fuerzas podría crearos complicaciones.
  • Cuando estéis cerca de carreteras con circulación, vuestro caballo de enganche debe de mantener la calma.
  • Antes de enganchar un caballo hay que asegurarse de que su temperamento se adapta a esta disciplina: cooperador y obediente incluso en situaciones delicadas. (No olvidemos el aprendizaje de esta disciplina).
Has encontrado este artículo interesante ?

Comentarios

Tienes que estar conectado para poder comentar este artículo.

¿Todavía no eres miembro? Crear una cuenta

equirodi

à propósito del autor

EQUIRODI

Artículos sobre el mismo tema