Cerrar

Comprar un caballo de SALTO de obstáculos sin faltas en el recorrido

  • Por
  • Publicado el 19 April 2018
  • 661
  • 2
  • 1
Compartir

El salto de obstáculos es una de las disciplinas ecuestres que exigen más precisión. Un caballo destinado a este tipo de ejercicio tiene que ser estudiado en su totalidad para identificar su potencial técnico, físico y de comportamiento con el fin de evitar cualquier error de “casting”. Debemos de tener en cuenta, sobretodo, la capacidad del caballo y el gusto del jinete, ya sea profesional o aficionado.

Caballo y jinete, una interacción incondicional.

El criterio principal es encontrar un équido al que le guste el salto. Es extremadamente importante que tenga un temperamento proactivo, de competición. El caballo tiene que estar sano y tener ganas de trabajar. Tiene que gustarle dar lo mejor de sí mismo, y para eso, es primordial que haya una complicidad entre vosotros. La clave está en la interacción entre el jinete y su caballo. No importa si el caballo tiene un carácter complicado, si hay confianza, podrá expresarse y desarrollar todo su talento. Hay que saber estimar lo que esperamos de él y lo que él es capaz de darnos.

Un físico adaptado

Teniendo en cuenta que el caballo perfecto, ya sea para el salto o para otra cosa, no existe, éste tiene que tener los atributos físicos necesarios para practicar esta disciplina. No dan lugar al error: una buena salida del cuello, una espalda potente, un dorso fuerte, los posteriores musculosos y unos buenos aplomos, que deberán ser bien rectos para que sean menos frágiles. Desconfiemos de los caballos con rodillas grandes, agriones (hinchazón en la punta del corvejón) o inflamación de tendones que indican que el animal ha recibido un golpe o un deterioro prematuro. La mirada de un caballo nos da también mucha información sobre su temperamento: vivo, miedoso, confiado, curioso… Con una salida de cuello incurvada hacia arriba, el caballo tendrá mejor equilibrio. Con una espalda bien inclinada tendrá más facilidad para la salida de la cruz y el paso de los anteriores sobre el obstáculo, ya sea clásico, de competición o de agua. El dorso largo le dará amplitud, pero a veces dificultad para reunirse y superar los encadenamientos de obstáculos. Una espalda corta garantizará agilidad y flexibilidad. Una grupa fuerte es un buen criterio para juzgar la fuerza de un caballo de salto. Por supuesto, hay que probar al caballo. ¿Ha tenido solo un dueño? Pidamos consejo a los profesionales que conozcamos y a los amigos que entiendan antes de elegir un caballo. Informémonos sobre su palmarés y en qué campeonatos ha participado.

El salto para los jinetes amateurs o eméritos

Cada jinete debe escoger un caballo que se adapte a su nivel.

Un jinete amateur escogerá un caballo con potencial que le permitirá progresar y evolucionar en función de su nivel actual y de sus objetivos. Por eso es importante saber lo que queremos hacer y lo que queremos descubrir con el caballo. Tenemos que determinar bien nuestros objetivos. Tomemos el tiempo necesario para probar el caballo y proyectarnos (en el trabajo, en los concursos… pero también y sobre todo, en la relación con él).

No olvidemos que no hay malos caballos si no malos jinetes… lo que quiere decir, que el jinete amateur, por su falta de experiencia, puede equivocarse a menudo en la elección de su montura. No dudemos en pedirle a alguien de confianza y del medio, que vaya a ver y a probar el caballo. Cada caballo tiene su propio temperamento, personalidad, técnica y experiencia en función, claro, de su edad.

Consulta con el veterinario y el osteópata

Las radiografías de los anteriores y de los posteriores son inevitables en el momento de comprar un caballo de deporte. Antes de la adquisición, comprobemos con un veterinario todos los aspectos físicos que podrían comprometer las capacidades deportivas del caballo a largo plazo. Eventualmente, durante la consulta, podríamos descubrir debilidades físicas o de comportamiento. En una consulta con el osteópata, este podría identificar por qué nuestro caballo “salta plano” utilizando poco su dorso, tiene tendencia a rehusar o a precipitarse ante un obstáculo, apoya siempre el mismo pié después del salto, le cuesta girar en corto, sus posteriores se atrasan o no pasan o incluso si cocea después del obstáculo. Tantas indicaciones como sean necesarias antes de escoger un caballo de salto que nos dará satisfacción. Además, el osteópata sabrá identificar su equilibrio lateral y vertical. En el primer caso, el caballo se propulsa hacia arriba girando sobre sí mismo. En el segundo caso, el equilibrio vertical, el caballo se propulsará hacia arriba pero también hacia adelante. Coceará hacia todos los lados. Su jinete tendrá que tener paciencia y empatía con su montura y deberá educarlo con perseverancia para que vuelva a tener confianza y gestionar sus reacciones extremas.

RODI nos aconseja

  • Determinad cuales son vuestras ambiciones para encontrar un caballo que se adapte a lo que esperáis. Id paso a paso.
  • Prestad mucha atención a todos los aspectos físicos y de comportamiento reveladores de un buen caballo de salto de obstáculos.
  • Una consulta con el veterinario y el osteópata os ayudará a elegir mejor.
  • Informaos sobre los orígenes y palmarés del caballo
Encuentra tu caballo de salto
Has encontrado este artículo interesante ?

Comentarios

Tienes que estar conectado para poder comentar este artículo.

¿Todavía no eres miembro? Crear una cuenta

equirodi

à propósito del autor

EQUIRODI