Cerrar

Plan de trabajo semanal para nuestro caballo: ideas y trucos para una rutina agradable

  • Por
  • Publicado el 1 agosto 2018
  • 272
  • 4
Compartir

¿Tienes uno o varios caballos que montas? ¿Tienes objetivos para concursar o simplemente quieres montar a menudo teniendo un enfoque lógico en términos de mecánica? Equirodi te propone varias alternativas que respetan tanto la moral como las capacidades de tu caballo.

¿Caballo de concurso o para disfrutar?

Progresamos con nuestro compañero como aficionado: cualquiera que sea la disciplina, tenemos que planificar varias actividades obligatoriamente cada semana. El caballo es un animal que necesita rutina, tanto para su alimentación como para sus salidas. Pero rutina no tiene por qué ser monotonía. En lo que se refiere al trabajo, un caballo de concurso o de un aficionado  que monte regularmente tendrán casi las mismas necesidades en términos de actividad física. Nosotros, como humanos, no podríamos ir a correr todos los días o cada dos días sin hacer un precalentamiento o estiramientos sistemáticos. La misma lógica se aplica a los caballos que se trabajan a menudo. El objetivo final es  maximizar el confort de nuestro caballo y que ser montado le resulte agradable.

Líneas de trabajo

¿Día siguiente al concurso o simplemente el principio de la semana? Podría ser interesante llevar nuestro caballo de paseo el lunes. Si técnicamente podemos hacerlo, claro. Las salidas al campo cambian de la pista o del picadero, los grandes espacios y el aire libre favorecen “la alegría” del caballo. También es la manera de establecer un trabajo de recuperación. Sobre los terrenos blandos, con una ligera subida, no dudemos en trotar y pedir a nuestro caballo estirar su espalda y reunirse correctamente. Variaremos la amplitud de los aires y aprovecharemos los terrenos más duros para mover las caderas y las espaldas. ¡No dudemos en trabajar en dos pistas y en hacerle hacer gimnasia! Se pueden trabajar tranquilamente las transiciones, es la ocasión de comprobar si las sesiones en la arena resultan perennes salidas del contexto habitual del trabajo. Si el contexto geográfico lo permite, podemos aprovechar también esta salida para trabajar el cardio. Trotar unos cientos de metros, caminar al paso unas decenas de metros, volver a salir al trote, etc… El resto de la semana se organiza según nuestros objetivos de ejercicios. No olvidemos que hay que evitar, sobre todo, que el caballo se aburra.

Propongámosle por ejemplo, el martes, una sesión de pista con barras en el suelo. Podemos trabajar tanto el galope como las transiciones y variaciones de amplitud en los aires.

El miércoles, si competimos en CSO consideraremos una pequeña sesión de salto. Si hacemos doma, aprovecharemos la mitad de la semana para ejecutar nuestra reprise o trabajar más profundamente en los ejercicios que nos resultan más difíciles en los concursos.

El jueves, tras el esfuerzo del día anterior, haremos hincapié en los estiramientos. Haremos una sesión relativamente corta, pero pidiendo a nuestro caballo que alargue su espalda, que libere todo su sistema locomotor. Haremos círculos grandes y transiciones con ligereza en los aires y manteniendo el caballo muy bajo y redondo. Cuanto más tonificado y elástico sea el dorso de nuestro caballo, más fácil será movilizar el resto de su cuerpo. Si no tenemos tiempo de montar, o si lo preferimos, podemos hacer la sesión de estiramientos a la cuerda.

¿Por qué no tomarse un día de descanso el viernes? Podemos sacarlo un buen rato al paddock y aprovechar el día libre para pasar más tiempo con nuestro caballo ocupándonos de las crines, los cascos…

El sábado, será cuestión, sobre todo, de solicitar la concentración del caballo, que haya o no concurso o no al día siguiente. Una sesión ligera en la que volveremos a realizar de forma concentrada, todos los ejercicios que hemos trabajado durante la semana, con el fin de confirmar la precisión y las respuestas del caballo a lo que le pedimos. Muy importante, no olvidemos nunca felicitar y recompensar a nuestro caballo… no seamos avaros en palabras y caricias, ¡los caballos son muy receptivos! Hagamos pequeñas pausas durante las sesiones de trabajo, seamos firmes y exigentes, pero indulgentes y benevolentes. Pensemos… confort y benevolencia… si en algunos momentos nos trabamos en algún ejercicio, tomemos nuestro tiempo, retrocedamos a un nivel de dificultad inferior si es necesario y sobretodo no nos pongamos nunca nerviosos.

El final...

Domingo…. Buena suerte y disfruta mucho si sales en concurso. Aprovechemos estas salidas  para darnos cuenta de qué tenemos que trabajar en casa. Lógicamente llevaremos preparado un stock de golosinas, manzanas y zanahorias para cada fin de trabajo.

En resumen 

  • Mantener al caballo ocupado sin hacer que se vuelva apatico.
  • Estimular la flexibilidad y el desarrollo muscular.
  • Recompensar, felicitar.
  • Variar las actividades tanto como se pueda.
  • No ser demasiado exigente en las sesiones de trabajo.

No dudes en compartir con nosotros tus métodos y sugestiones a cerca de la rutina de trabajo de tu caballo….  

Has encontrado este artículo interesante ?

Comentarios

Tienes que estar conectado para poder comentar este artículo.

¿Todavía no eres miembro? Crear una cuenta

equirodi

à propósito del autor

EQUIRODI