Cerrar

Comprar un caballo…. ¡Sin estresarse!

  • Por
  • Publicado el 12 septiembre 2018
  • 261
  • 3
Compartir

Víctima de la excitación, del ansia o a veces  de la presión de un tercero, comprar un caballo puede resultar una experiencia estresante y contra productiva para el futuro comprador. Sin embargo, la elección de un caballo que nos acompañará por mucho tiempo,  debe de hacerse en un clima de distensión que favorezca la observación… lo que significa que tenemos que tomarnos nuestro tiempo. Aquí tenemos algunas “trampas” que debemos evitar para que la búsqueda de la montura de nuestros sueños no se vuelva una pesadilla.

Ningún caballo es perfecto

Constataremos rápidamente, que en Internet, los “chollos” abundan…. (Pero la mayoría no son sino fraudes) Encontraremos rápidamente el caballo “perfecto”: comportamiento irreprochable, atributos físicos fuera de lo común y hasta la capa que nos gusta… en fin, lo que estábamos buscando.

Hay tanto donde elegir, que hasta nuestros amigos o familiares nos invadirán de enlaces del caballo ideal. La realidad es, por desgracia, diferente. Ningún caballo (¡como las personas!) es perfecto.

Además, preguntémonos una cosa. ¿tenemos los medios y el tiempo necesario para invertir en la compra de un caballo? No nos fiemos del entusiasmo ya que este puede descender como un soufflé una vez que la novedad y la excitación de la compra han pasado.

Tenemos que ser razonables y mantener cortas las riendas de nuestras emociones. No nos dejemos llevar por nuestra imaginación, viéndonos ya galopando cabellos y crines al viento con nuestro nuevo compañero. Eso pasa en el cine, no en la realidad. No compramos un caballo como si fuéramos al supermercado. Empecemos por fijarnos un presupuesto y tomémonos nuestro tiempo sin ceder a las presiones de nuestro entorno.

El transporte… toda una logística

Pensemos también en el transporte. Convencidos de haber encontrado nuestro caballo, estamos dispuestos a recorrer los kilómetros necesarios para conocerle y traerle a casa. Pero podríamos tener sorpresas;  imaginemos que nos encontramos en un camino de tierra, detrás de un tractor que va a 5km por hora… Vale más que nos preparemos psicológicamente para cualquier imprevisto  que pueda surgir en el medio rural. Así mismo, el transporte de un caballo ¡no es una tarea fácil! Exige un remolque adecuado y saber manejarlo tanto en la carretera como en la autopista. Es toda una logística que debemos organizar.

Razonar antes de comprometerse

Cuando probemos el caballo, podría ocurrir que tengamos que hacerlo en un centro ecuestre bajo la mirada de varias personas. No será fácil relajarse y evaluar el animal en esas condiciones…. ¡ La presión podría ser insostenible!

Por otra parte, si creemos que un simple examen veterinario para comprobar que el caballo está en buena salud es suficiente, nos equivocamos. Aunque sus vacunas estén al día, tendremos que invertir en bastantes otras cosas respecto a su bienestar y a largo plazo: un terreno, prado o pasto (no menos de una hectárea por caballo), o como mínimo un paddock para que se relaje o calentarle.

No olvidemos las consultas con el osteópata, el herrero, las vacunas anuales, por supuesto la alimentación, un box protegido…. Y anticipar los imprevistos como golpes, cólicos, un comportamiento inesperado…. Si estas situaciones se presentan, nos arriesgamos a tener una decepción y hasta el corazón partido por haber escogido un “mal caballo”.

Una vez más, no dejemos a nuestro corazón sobrepasar a la razón. Si nuestro caballo no corresponde a lo que esperábamos, nos arriesgamos a pasarlo mal y el caballo, que es un ser vivo y sensible, también. Una vez que los primeros momentos de euforia hayan pasado, es nuestra responsabilidad que tenga una buena calidad de vida.

RODI nos aconseja

  • No caigáis en la tentación de comprar el primer caballo que os ha llamado la atención. No os paréis en uno solo y no os contentéis con una sola visita.
  • Desconfiad de los « chollos ».
  • No ir nunca solos a ver un animal es la base de cualquier visita. Haceos acompañar por alguien que conozca el mundo ecuestre
  • Tened paciencia para encontrar a vuestro compañero ideal.
  • Escuchad atentamente al vendedor. Aseguraos de que todo lo que dice es coherente.
Ver listados de caballos
Has encontrado este artículo interesante ?

Comentarios

Tienes que estar conectado para poder comentar este artículo.

¿Todavía no eres miembro? Crear una cuenta

equirodi

à propósito del autor

EQUIRODI