Cerrar

¿Se equivocó de caballo? Las señales que no engañan…

  • Por
  • Publicado el 13 julio 2018
  • 357
  • 10
Compartir

La compra de un caballo es un compromiso a largo plazo. Entonces, es primordial elegir el caballo adecuado. Desgraciadamente, a veces hacemos compras compulsivas y un flechazo irracional podría perjudicar a la relación entre el jinete y el animal. Por un lado, no formarán la pareja ideal, no habrá ningún placer, y por otro lado podrá resultar en un error bastante caro.

¡Ay! El caballo que compró es “una mula, tiene malas costumbres, es difícil” … O sea, se equivocó de caballo. Pero esto solo es su punto de vista y una fachada que suele esconder situaciones más complejas. Usted no pudo evaluar el estado físico y mental del caballo, y no se dio cuenta de su comportamiento. ¿Quizás no prestó atención a los rudimentos necesarios antes de cualquier compra? Sin embargo, existen señales que no engañan.

Un comportamiento inestable pero manejable

La educación del caballo impacta directamente su comportamiento. Si no lo trataron bien, si tiene dolores escondidas que aparecen de vez en cuanto, o si tiene miedo, por ejemplo, estos hechos tienen consecuencias que deforman su comportamiento natural. Identificar las causas de estos “defectos” requiere persistencia y paciencia para que el animal le haga confianza de manera natural. Antes de decidirse, es importante “probar” el caballo y no fiarse o basarse solo en sus virtudes estéticas, por ejemplo, su pelaje.  Un caballo “malo” no puede moverse a los tres aires, tampoco saltar. No será tranquilo en su box, a la hora de montar, tendrá tics, o podrá morder. Presentará un comportamiento instable, y si tiene miedo, podrá volverse violento, dar media-vuelta, y huir. No le interesará hacer esfuerzos o será antipático con los demás. Si no quiere salir del box, si pone sus orejas hacia atrás, si tiene una mirada estresada, usted no podrá contar con él, cual que sea el trabajo. Es muy importante analizar su comportamiento antes de decidirse, y sobre todo evaluar su potencial y los progresos posibles en cuanto al comportamiento..

Manipulaciones complicadas

El caballo puede negarse a montar en el van… y puede hacerse daño. El camino será bastante largo.  Por supuesto depende también de lo que quiere hacer con su caballo – paseos, competiciones – pero que sepa que un comportamiento difícil no es buena señal, y a largo plazo la relación entre el caballo y su jinete será complicada. Por eso, hay dos opciones: elegir un caballo que lo tiene que aprender todo, y usted se encargará de su educación, o elegir un caballo que ya lo sabe todo y adecuado a la disciplina que le interesa a usted. Pero, la observación es el primer paso.

Un vendedor demasiado entusiasta

Si, la primera vez que usted ve el caballo, no está convencido por el comportamiento del animal, no crea al vendedor que le dice “esto nunca lo ha hecho antes, que raro, no suele comportarse así”. Luego, si el vendedor parece apresurado y muy contento a la hora de concluir la transacción, como si se deshiciera de un gran peso, tenga cuidado. Si usted viene acompañado – y lo recomendamos – y que la otra persona no parece tan entusiasta como usted, tómese el tiempo para reflexionar y escuchar sus argumentos.

Una visita veterinaria para evitar las sorpresas

El veterinario verifica la locomoción, el corazón, y los pulmones. Es importante comprar un caballo que tiene una buena salud. Además, hay que asegurarse de que no es propenso a colitis, que sus pies y que sus dientes estén en buen estado. El veterinario puede identificar las debilidades, quizás crónicas, del animal. Así, usted tiene las informaciones importantes para tomar una decisión, sin tener el sentido de que no fue un buen negocio.

Los consejos de RODI

  • Cuidado con los flechazos. No haga una compra compulsiva.
  • Antes de la compra, planee una visita con el veterinario y otra con el osteópata.
  • En cuanto posible, vaya con un profesional o un amigo con experiencia para finalizar la venta. La opinión de una tercera persona es una seguridad
  • Pruebe el caballo, siéntelo, e intente sentir una conexión con ello, a corto y largo plazo
Has encontrado este artículo interesante ?

Comentarios

Tienes que estar conectado para poder comentar este artículo.

¿Todavía no eres miembro? Crear una cuenta

equirodi

à propósito del autor

EQUIRODI