Cerrar

Encontrar la yegua ideal para un buen potro

  • Por
  • Publicado el 26 julio 2018
  • 220
  • 1
Compartir

El patrimonio genético de una yegua determina más del 60% de las calidades de su potro. Aunque sea el fecundador, el semental no garantiza un buen cruzamiento. Antes de la inseminación, es importante verificar las raíces de la yegua, si ya ha producido otros potros, cuántos, si era joven, y si tuvo algún accidente en el pasado. También es interesante conocer sus descendientes y sus ancestros. Aquí le damos unos consejos para elegir una yegua para la reproducción.

Buena salud

Si quiere comprar una yegua para la reproducción, mejor elegir un animal que participó en competiciones, o al menos que tuvo una actividad física regular y un contacto con los humanos regular. Así, la yegua estará en buena condición física y lista para nuevas experiencias. Sin embargo, una yegua que nunca ha participado en competiciones puede ser una buena candidata. No existen reglas fijas, pero la condición más importante es que la yegua tenga una buena salud. A partir del sexto mes de gestación, que tarda once meses, la yegua ya no puede trabajar. Porque las yeguas suelen parir de noche, resulta imposible prever de manera precisa cuando ocurre.

Analizar el potencial y las imperfecciones de la futura madre

En cuanto a la salud y el comportamiento, si la yegua tiene problemas, mejor no usarla para la reproducción. En efecto, hay un riesgo de transmisión de estos “defectos” al potro porque la madre tiene una gran influencia sobre su progenitura. Las debilidades de la madre podrían perjudicar al potro. A partir de estos criterios, usted tiene que decidir si la yegua que le interesa puede ser la madre ideal. Además, tenga en cuenta el aspecto financiero. Una vez que ha decidido, tiene que estimar su precio, quizás negociar el precio del vendedor, teniendo todos los criterios en cuenta. Nunca olvide que un potro, que sea bueno o no, siempre costará lo mismo.

Prestar atención a los orígenes de la yegua

Comprar una yegua cara para la reproducción, con un pedigrí, y un temperamento fácil, puede ser una buena solución a largo plazo que le evitará malas sorpresas. Sería una garantía de potros buenos, de raza pura y autentica, que luego serán buenos caballos adultos. Si la yegua no tiene papeles autentificados, podrá producir un “pequeño caballo” de ocio que corresponderá a las expectativas de un jinete que no quiere resultados en competición. Es importante que preste mucha atención a los orígenes de la yegua. Las yeguas resistentes y con temperamento suelen prometer las mejores perspectivas de reproducción.

Observar la morfología de la potra

En cuanto a la genética, no se recomienda la reproducción con yeguas jóvenes. En efecto, las yeguas fecundizadas antes de la madurez requieren una dieta y cuidados particulares, sobre todo durante el periodo de lactación y los tres últimos meses de gestación. El tamaño, el esqueleto, una pelvis y caderas largas, jarretes fuertes y buenos aplomos, son señales que muestran la capacidad de la yegua para bien soportar la masa de su futuro potro. Una vez que ha elegido una yegua, tendrá que elegir un semental.

Los consejos de RODI

  • No elija una yegua demasiada joven y sin experiencia de reproducción
  • Verifique sus aptitudes físicas y sus orígenes antes de la inseminación
  • Una yegua con un pedigrí y buenos potros será la mejor opción para la cría de caballos de deporte
Encuentra una yegua para la reproducción Encontrar un semental
Has encontrado este artículo interesante ?

Comentarios

Tienes que estar conectado para poder comentar este artículo.

¿Todavía no eres miembro? Crear una cuenta

equirodi

à propósito del autor

EQUIRODI